Homenaje a Cesar Rengifo

Vaya al Contenido

Menu Principal

Guaicaipuro

EL REGRESO DE GUAICAIPURO
Cuando Rengifo prende así en la llamarada de la revolución socialista y bolivariana, mirandina, indianista, afroamericana, intercultural, ecosocialista, feminista y ecohumanista, el viento recoge en nuestro presente las cenizas de Oscéneba, de Apacuana, de Curayú o el vencedor, que al llorar un niño indio al instante del piache recibir la noticia de la muerte de Guaicaipuro, dice al horizonte mudo de los siglos venideros:
-No, no ha muerto Guaicaipuro, llora un niño al instante, ¡hay esperanzas!. Nuestros pueblos persisten y no morirán. ¡Nunca morirán!
Ese alto sentido de la inmortalidad también se hizo presente en la sentencia de Túpac Katari cuando desde la lucha por la vida, lo sorprende la muerte y exclama antes de su expiración:

PORQUE EL MITO CAMINA CON LA HISTORIA: ¡VOLVERÉ Y SERÉ MILLONES!
- Volveré, carajo juro que volveré,¡ volveré y seré millones!.
Túpac Katari ya viene por Bolivia y Ecuador. ¡Alerta! ¡Alerta que camina! ¡Regresa con Bolívar por América Latina!. Regresa cada 100 años cuando despierta el pueblo, para decirlo en la lengua viva de Neruda, prendida de ese heroísmo mapuche.. Paradigma de libertad para Miranda, Bolívar y O´Higgins, perseguidos también en el tercer milenio por la sombra de la dictadura de Pinochet, como lo apunta el Senador chileno Alejandro Navarro. Y ahora Interrogándome e interrogando a otros, recibimos una respuesta común sobre el encuentro de Rengifo consigo mismo: es el indio que hay en él. Esa identidad irreductible, pero al mismo tiempo la más invisibilizada, incluso en algunos estudiosos de la obra de Rengifo. Esa resistencia india de medio milenio, propuesta ahora a los pueblos y gobiernos del mundo como DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA PLANETARIA. Que se encuentra con nuestra auto-afirmación americanista por la unidad y diversidad cultural y humana, como reza el espíritu de aquel decreto del Presidente Hugo Chávez sobre el nuevo nombre del 12 de octubre. Estamos en la era de la anticonquista y la descolonización anti-imperialista. Y allí el teatro de César Rengifo es uno de nuestros mejores instrumentos para la divulgación de una historia viva de Venezuela y de América.
Nos interrogamos varias veces con sus alumnos y compañeros de lucha. Humberto Orsini, Juan Plaza, Pedro Riera. A todos ellos les asombra, cómo César instrumentaba el pasado desde un presente de riesgos y esperanzas, donde la vida y la muerte se cruzan en cada esquina. Y luego la vida, la esperanza y la victoria, van dejando atrás la desolación y la muerte. Mito-ciencia-arte-historia y utopía, están aquí en este arcoíris, en esta alianza con la Madre Naturaleza, en el aquí y ahora de la política.
Apacuana y el fruto de su vientre, su hijo Cuaricurián se hacen presentes sobre el tablero. Con todas sus virtudes, defectos y contradicciones. Es la obra que hoy ponemos en tus manos. Tan caribe como los yucpa o los ye´cuana, en el reclamo de sus tierras y hábitats. Tierras de canto y danza, esas que hablan en mi lengua.
Si algo significativo ha tenido estos encuentros, como lo recordaba Chucho Ñañez, ha sido la particularidad de ir reuniendo a los alumnos, amigos y admiradores de César y su obra en un proyecto común. Viene al caso este comentario final. Cuando invitamos al maestro Humberto Orsini al Diplomado sobre Interculturalidad, Indosocialismo y Socialismo del siglo XXI alguien le preguntó:
-Y en los primeros tiempos de las obras de César Rengifo, en que aquí no había ni izquierdas, ni comunistas ¿dónde encontraban público, dónde ponían el escenario?
Y responde Humberto Orsini:
-Nuestro escenario estaba donde estaba la gente. Si estábamos en un mercado, allí estaba el escenario. Si estábamos presos, el escenario estaba en la cárcel, si estábamos en nuestras casas poníamos el escenario en la mesa servida. No había por qué detenernos en ningún espacio y así nos formamos con César para concretar proyectos.
AL FINAL: ¿DE QUÉ SE TRATA?
-Instrumentar el teatro vivo de César Rengifo como herramienta socialista y revolucionaria para la enseñanza de la geografía e historia de Venezuela, con una visión holística, dialéctica y multilineal, descolonizadora, donde la presencia activa de los distintos sujetos o actores, sean vistos dentro del proceso histórico real, en sus especificidades y en su conjunto. Y sobre todo, integrados con sus especificidades, en el marco del proyecto común.
-El elemento clave para los sujetos y actores, es la autorrepresentación personal y colectiva de cada uno de ellos en el proyecto común de largo alcance histórico.
-De trabajar en la construcción participativa de una metodología alrededor de la proteica obra artística de César Rengifo, como una referencia fundamental, entre otras, auxiliada por los distintos sujet@s o actores que fueron invisibilizados durante la conquista y la colonia y en la primera independencia, en el marco de nuestra diversidad cultural y étnica, la interculturalidad y el socialismo del siglo XXI.

 
Powered by Caracashosting
Regreso al contenido | Regreso al menu principal